Terrassa

El Gobierno moviliza 200.000 M€, un 20% del PIB, para frenar la emergencia económica y social p

  • PSOE
  • Actualizado:
  • Creado:

Pedro Sánchez: “Es la mayor movilización de recursos de nuestra historia” y el objetivo es que “nadie se quede atrás”.

Pedro Sánchez durante la explicación de las importantes medidas adoptadas por el Gobierno
Pedro Sánchez durante la explicación de las importantes medidas adoptadas por el Gobierno

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunció este martes que el Gobierno va a “movilizar hasta 200.000 millones de euros, cerca de un 20% de nuestro PIB” en el frente económico de la lucha contra los efectos de la crisis provocada por el coronavirus, para “frenar la caída de la producción y el empleo; doblegar esa curva de caída” e “iniciar la recuperación en cuanto la emergencia sanitaria quede atrás, relanzando nuestra economía”.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que ha aprobado nuevas e importantes medidas del Plan de Choque Económico, con “la mayor movilización económica y social de recursos de nuestra historia” a implementar en un “muy corto espacio de tiempo”, Pedro Sánchez ha explicado que ese “esfuerzo enorme y decidido” tiene como objetivo que “nadie se quede atrás”, y de ahí este real decreto “inédito y sin precedentes”.

“Debemos combatir simultáneamente en el frente sanitario y en el frente económico” para, también en este ámbito, “proteger nuestro empleo, nuestras empresas y a nuestras familias con un escudo económico y social que solo pueden forjar los poderes públicos”, ha dicho en su comparecencia el presidente Sánchez, quien ha insistido en que “no vamos a dejar a nadie atrás, especialmente a los que ahora van a necesitar más protección. A ellos, a los más vulnerables, a los mayores, a las familias con menos recursos, a los autónomos y pequeños empresarios, a los trabajadores que dependen de su nómina, a todos ellos les vamos a proteger”, añadió.

Apoyo a los mayores y dependientes, y moratoria de hipotecas

El líder socialista ha explicado que se destinarán “600 millones de euros a la financiación de prestaciones básicas de los correspondientes servicios sociales de las CCAA y entes locales, con especial atención a la asistencia domiciliaria a personas mayores y dependientes”.

Además, “ampliamos la protección a los suministros de energía y de agua, garantizando los servicios públicos esenciales, y –como novedad- también garantizaremos los servicios de telecomunicaciones. Todo para las familias vulnerables”.

Igualmente “hemos establecido una moratoria en el pago de las cuotas de las hipotecas para los deudores hipotecarios en situación de especial vulnerabilidad que vean reducirse sus ingresos. Por tanto, ninguna persona en una situación económica difícil perderá su vivienda”.

Protección del empleo

Otro segundo paquete de medidas incluye “un potente conjunto de medidas destinado a reforzar la protección al empleo” en esta “situación temporal”. Así, para los trabajadores asalariados, se permitirá que “puedan adaptar o reducir su jornada de trabajo, incluso hasta un 100%, para hacer frente a las necesidades de conciliación y cuidado derivadas de esta crisis”.

Además, se promoverán los ajustes temporales de plantilla a través de la flexibilización de los Expedientes Temporales de Regulación de Empleo, conocidos como ERTES. “Por tanto, los ERTES causados por la crisis del Coronavirus serán considerados de fuerza mayor y, adicionalmente, los trabajadores tendrán derecho a la prestación contributiva por desempleo, aunque no cumplan el requisito de cotización previa exigido”. Además, el cobro de esa prestación no les computará a efectos del cobro posterior de la prestación por desempleo.

Para el colectivo de autónomos, el Gobierno ha aprobado flexibilizar el acceso al cese de actividad, de manera que los autónomos puedan cobrar con rapidez una prestación en caso de dificultad económica.

Como ha señalado Pedro Sánchez, se trata de medidas que “priorizan la suspensión de los contratos y la reducción de las jornadas como opción frente al despido de trabajadores”. “Queremos –dijo- que se mantenga el empleo, que las empresas sepan que el Gobierno les ayudará a superar esta crisis temporal, pero que seguirán necesitando a sus trabajadores cuando superemos esta emergencia y la actividad económica recupere la normalidad. El Gobierno va a estar del lado no sólo a los trabajadores afectados, sino también de las empresas que no despidan. Por ello, en caso de ERTEs, se exonerará al empresario de la aportación empresarial de las cuotas de la Seguridad Social. Esta medida permitirá aliviar las cargas financieras de las empresas y recuperar el empleo cuanto antes”.

Liquidez para las empresas

Un tercer conjunto de medidas –continuó Sánchez- está destinado a enviar a nuestras empresas (y también a los mercados) un mensaje contundente: “vamos a proporcionar a nuestro tejido empresarial toda la liquidez que necesite, toda, para mantenerse operativo. No vamos a permitir que los problemas temporales de liquidez puedan convertirse en problemas de solvencia”

“Por ello, hemos aprobado la creación de una línea de avales y garantías públicas por un valor de hasta 100.000 millones de euros, lo que permitirá movilizar entre 150 mil y 200 mil millones de euros en nuestro sistema económico. El Estado será el garante de las operaciones.

Y también las Administraciones Públicas van a ayudar a sus empresas contratistas estableciendo un régimen específico de suspensión de contratos públicos, con ampliación de plazos y compensación de salarios, con el fin de evitar la resolución de los contratos y la consecuente pérdida de empleo.

Refuerzo a la investigación médica

El cuarto conjunto de medidas tiene que ver con el “compromiso” del refuerzo de la investigación científica para el desarrollo de una vacuna o una cura para el COVID19. Así, Sánchez avanzó que el Gobierno va a dedicar 30 millones de euros a esta investigación que irá dedicado a “dotar al Consejo Superior de Investigaciones Científicas y al Instituto de Salud Carlos III de los recursos precisos para hacer frente a esta emergencia sanitaria”.

El jefe del Ejecutivo señaló que todas estas medidas, que “suponen una movilización colosal de recursos públicos”, “necesitan un apoyo suplementario que debe venir de la sociedad civil”. Por ello, remarcó que “para preservar nuestro tejido empresarial y nuestro empleo es indispensable que empresas grandes o pequeñas, autónomos o empleados asuman una idea: esta crisis es temporal y debe tratarse como temporal” y “todos debemos facilitar a los demás la adaptación a este periodo difícil” y “ser comprensivos, porque así saldremos todos más rápido y más fuertes”.

Adaptación del estado de alarma

Sánchez informó de que el Gobierno ha adaptado el Real Decreto de declaración del estado de alarma en los siguientes puntos, para adaptarse a la situación actual, de manera que “se limita la libertad de circulación de las personas no solo a las vías de uso público sino también a otros espacios de uso público, como, por ejemplo, las playas”.

Además, se establece que las actividades permitidas deben realizarse de manera individual, salvo que se acompañe a personas con discapacidad, a menores, a personas mayores, o exista otra causa debidamente justificada; se permite que abran al público los centros o clínicas veterinarias y la actividad de peluquería se limitará a los servicios a domicilio.

Dentro de las actividades permitidas, la autoridad competente podrá suspender cualquiera de ellas que pueda suponer un riesgo de contagio por las condiciones específicas en que se esté desarrollando.

Por último, explicó que se habilita al Ministro de Sanidad para modificar, ampliar o restringir las actividades permitidas, de manera que pueda responderse con rapidez y eficacia a situaciones no previstas en el propio Decreto.

El presidente del Gobierno aseguró que “nos adentramos en una fase trascendental de la batalla contra el virus” y nos enfrentamos a “días muy duros en los que nos puede asaltar la preocupación, la confusión o la incertidumbre ante el hoy y ante el mañana”. En este sentido, remarcó que el Gobierno debe actuar “en base al criterio de los expertos y científicos y en base a la buena fe”.

“Tiempo habrá para evaluar con cabeza fría y visión de conjunto esta emergencia sanitaria y sacar lecciones para que no vuelvan a ocurrir. Ahora es el momento de la unidad de acción y de la responsabilidad. Alejémonos del ruido y dejemos que los servidores públicos del Estado de Derecho y el Estado del Bienestar hagan su labor”, sentenció.

Unidos, venceremos al virus

Asimismo, destacó la conducta social que “modélica” de nuestra sociedad y señaló que “todos tenemos motivos para sentir orgullo de una sociedad que se organiza no solo para combatir la adversidad sino para dar aliento”, como cuando las noches se han llenado de aplausos en apoyo de los sanitarios, o empleados de tiendas y supermercados.

El presidente del Gobierno pidió “mantener la calma y ahora, más que nunca, responsabilizarnos: permanezcamos en casa y evitemos las salidas no imprescindibles, lavémonos las manos a conciencia, mantengamos la distancia de seguridad y tengamos paciencia, mucha paciencia”.

Por último, Sánchez se sumó al “espíritu que nace espontáneo de una sociedad que no se va a doblegar, que ha decidido resistir. Porque, aunque nos abrumen las cifras de contagios, resistiremos. Aunque nos preocupe el impacto económico, resistiremos. Aunque nos cueste mantener la moral en pie, resistiremos”.

“Unidos, resistiremos los golpes de la pandemia, jamás nos rendiremos y venceremos”, concluyó.

Frente sanitario

Al inicio de su intervención, Pedro Sánchez se ha referido también al “frente sanitario” para recordar que “parar al virus tendrá varios hitos”.

“El primer logro será doblegar la curva, superar el pico de propagación de la enfermedad” para el que quedan aún días. El segundo hito será cuando el saldo de altas médicas sea superior al de nuevos infectados; algo que ocurrirá en “semanas”. Y “estaremos cerca de la victoria sobre el virus cuando los contagios caigan en picado, a la misma velocidad que hoy suben. Una victoria que “será total cuando dispongamos de una vacuna que permita evitar y eliminar la infección”.