Terrassa

El PSOE lanza un “programa ambicioso de Gobierno”, para “poner fin al bloqueo"

  • Actualitzat:
  • Creat:

Ábalos: “Viene a ser la hoja de ruta del Gobierno que nosotros proponemos a la Nación y que vamos a plantear muy especialmente a Unidas Podemos”.

Con las reuniones que hoy ha mantenido el secretario general y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con Universidades y sector de la Vivienda, se cierra el ciclo de 24 encuentros con organizaciones de la sociedad civil celebradas durante el mes de agosto, de cara a “completar el documento programático” de 300 medidas, que será presentado el próximo martes a modo de “oferta de acción de Gobierno”.

Como ha explicado el secretario de Organización y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, el objetivo es “lanzar una oferta de Programa de Gobierno” con 300 medidas que “vienen a ser la hoja de ruta del Gobierno que nosotros proponemos a la Nación y que vamos a plantear muy especialmente a Unidas Podemos”, con idea de “renovar el programa que ya compartimos en meses anteriores”.

Un documento que recogerá las propias propuestas del PSOE, otras trasladadas por Unidas Podemos –“con quien compartimos buena parte de las medidas de carácter social”-, así como “las propuestas e inquietudes que hemos podido encajar, de entre las que se nos han planteado en las 24 reuniones”. Y que no estará cerrado, sino “abierto al debate” con el “conjunto de fuerzas políticas que puedan vincularse a esas medidas”.

En definitiva –explicó Ábalos-, se trata de un “programa ambicioso” para dar respuesta a “tantos desafíos y problemas como tiene nuestro país y que exigen rápidamente algún tipo de respuesta”, y que es fruto de un “esfuerzo para dotar de contenidos todo este proceso de búsqueda de un Gobierno, que pueda poner fin al bloqueo al que estamos siendo sometidos el conjunto del país y de las instituciones”.

Bloqueo en el Congreso

Prueba de ese bloqueo fue, para el número tres del PSOE, el pleno celebrado ayer en el Congreso sobre la gestión de la crisis migratoria del Open Arms, donde no se afrontaron los problemas, sino que se utilizaron para la confrontación y la negación de cualquier posición.

Fue un pleno de “todos contra todos” en el que se vio que “no hay nadie que pueda plantear un alternativa distinta” a la del PSOE.

“El debate no concluyó en nada positivo, no hubo ninguna oferta ni propuesta en materia de política migratoria”. “Está claro que la crispación no ha dejado al país y que algunos están empeñados en no tener más metodología que la hostilidad y la promoción del descontento -que parece ser su única bandera-, pero no es lo que necesita este país”, añadió.